Site Loader

Rico vs. Pobre¿Alguna vez te has preguntado qué diferencia, más allá del plano físico y material, a un millonario de una persona pobre? O ¿cómo es que hay personas que pasan de ser  pobres a ser ricos y hay otros que se quedan pobres toda la vida? Lo que hace la diferencia, o lo que tiene el poder de hacerla, es la manera de pensar y actuar. Saber en qué se diferencia el modo de pensar y actuar de los pobres y los ricos es muy útil para identificar hábitos dañinos que podríamos estar perpetuando sin saberlo, y también para darnos cuenta qué aspectos de nuestra vida podemos cambiar para convertirnos en personas exitosas. Por supuesto, saber esto es una cosa y aplicarla con eficacia es otra, y es precisamente en la ejecución en donde la mayoría de las personas fracasan.Si realmente que eres darle un giro a tu vida, debes entender que no existe una fórmula mágica que nos permita dejar de trabajar para conseguir dinero. Recuerda que emprender es un proceso que toma tiempo y dedicación.Cómo piensan los ricos Vs. Cómo piensan los pobresLas personas millonarias o exitosas tienen la convicción de que están en total y absoluto control de su destino. Es decir, son conscientes de que de sus decisiones y acciones dependerá el curso que tomará sus vidas. En consecuencia, estas personas están también muy comprometidas a lograr todo aquello que se proponen, y lo que se proponen son objetivos grandes y ambiciosos. Quien piensa como rico, no se conforma y siempre anda en búsqueda de nuevas y mejores oportunidades. Estas son personas con carácter y con una actitud muy positiva ante la vida, dispuestos a seguir aprendiendo cada día más. Además, cuando se piensa como millonario, se entiende que el dinero no es para quedarse estancado sino que se debe reinvertir. Y, lo más importante, los ricos saben cómo lograr que el dinero que producen trabaje para ello y no viceversa.Los pobres, a diferencia de los ricos, se convencen así mismos de que, no importa lo que hagan, están destinados al fracaso. Paradójicamente, no dejan de soñar con ser millonarios y tener una vida exitosa. Su problema es que no hacen se ese sueño un objetivo real ni tienen verdaderas intenciones de trabajar para lograrlo. Los que piensan como pobres se enfocan más en los obstáculos y en las magnitudes del mismo que en intentar hallar una solución; por ende, son personas conformistas y que se rinden fácilmente ante las adversidades. Es común ver que este tipo de personas sacrifican la mayor parte de su tiempo a cambio de dinero y su única motivación es ganarse la vida, aunque sea a duras penas. O son buenos administrando el dinero y suelen gastarlo en cosas innecesarias. Los pobres se juntan con gente negativa que no los anima o los orienta para salir adelante o explorar nuevas oportunidades. Y, lo que es quizá lo peor de todo, este tipo de persona da por sentado que lo sabe todo, que no necesitan aprender más nada y que son pobres porque simplemente les tocó serlo.Cómo actúan los ricos Vs. Cómo actúan los pobres1- Mientras que los pobres centran sus esfuerzos en ahorrar o gastar el dinero, los ricos se enfocan en invertir para ganar y generar más dinero. Quizás te estés preguntando, “¿Entonces ahorrar no sirve de nada?” Pero el problema no es ahorrar sino cómo ahorras.Analicemos el panorama un poco más detalladamente. Los pobres son pobres, lógicamente, porque cuentan con bajos ingresos. S si es poco lo que reciben, y si a eso le restan los gastos de sus necesidades básicas mensuales, entonces lo que queda es muy poco, si es que queda. Viéndolo así ¿qué tan útil es ahorrar en estos casos? La realidad es que los pobres no pueden ahorrar casi nada de dinero, o por lo menos no lo suficiente como para volverse millonarios a base de sus ahorros “de toda la vida”:Una persona que actúa como rico y que está empezando literalmente desde cero, se preocupa más por hallar los medios para aumentar sus ingresos para que así puedan aumentar sus posibilidades de ahorrar significativamente, pero solo para objetivos muy concretos: es decir, hacerse millonario no sería uno de esos. Invertir, en cambio, si entraría dentro de esos objetivos. Y es que ahorrar no, trae consigo verdaderas riquezas. De hecho, cuando se estudia finanzas uno aprende que ahorrar es realmente una devaluación de tu capital, ¿y por qué? Porque cuando solo nos ocupamos de guardar el dinero, la inflación se encarga de devaluarlo.2- Mientras que la meta de los pobres es trabajar para una gran compañía que pague buenos sueldos, el objetivo de alguien que actúa como rico es emprender y construir su propia gran compañía y ser su propio jefe. Trabajar para alguien más no te traerá riquezas, y no es que emprender tu propio negocio sí lo hará, pero las posibilidades son mucho, mucho más altas. Y es que hacerte rico teniendo tu propio negocio depende de ti y no del jefe de turno.Teniendo esto en cuenta, o es de extrañar que los ricos inviertan tanto de su tiempo en educarse en materia de negocios, finanzas e inversiones. Las personas exitosas están siempre buscando nuevas oportunidades para innovar, ideas para resolver los problemas a los demás y generar ganancias en el proceso.3- Para personas de bajos recursos, la felicidad y las riquezas suelen ser una misma cosa. Es decir, la felicidad para ellos solo es posible a través de grandes cantidades de dinero. Llegados a este punto, si crees que la felicidad no viene de las riquezas, entonces ya estás comenzando a pensar como un millonario.Para los pobres, el dinero es un verdadero peso emocional, y es totalmente comprensible. Si tus ingresos mensuales son de $2.000 y esa cantidad se ve repentinamente reducida a $800, ello seguramente afectará en gran medida muchos aspectos de tu vida, poniéndote bajo estrés y mucha presión. En cambio, para un millonario que en un mes sus ingresos pasen de 60.000 millones a 55.000 millones, no hay mucha diferencia. Naturalmente, la importancia del dinero para lo millonarios no es la misma que para los pobres, y con ello  cambia también la percepción de la felicidad. 4- Los ricos, a diferencia de los pobres, no dependen de un solo ingreso mensual sino de múltiples. Tener una sola fuente de ingreso conlleva a depender de él para poder subsistir, y si por alguna eventualidad ese ingreso no llega, entonces los problemas se agravan. Es por esta razón que los ricos centran sus esfuerzos en diversificar los medios para generar ingresos.  Hablemos de las metasTodo en nuestra vida gira alrededor de las metas que nos proponemos: obtener un título universitario, comprar una casa, tener un mejor empleo, emprender un nuevo negocio, irse de vacaciones, tener un bebé, y una interminable lista de etcéteras. Sin embargo, el hecho de no saber organizarnos para poder lograr cada cosa que nos proponemos, nos obliga dejar atrás miles de sueños, metas y aspiraciones. Si no sabemos organizarnos, no sabremos llevar a cabo las actividades necesarias para que se hagan realidad nuestros proyectos, tanto personales como laborales. De un plan bien estructurado y organizado, con metas claras y precisas, dependerá el éxito que tengamos. Para que los sueños se conviertan en metas alcanzables debemos pensar en ellos con objetividad y analizar las situación en la que estamos. Lo primero que debes preguntarte es: ¿En dónde estoy y hacia dónde quiero dirigirme? Si no sabemos en dónde estamos parados, metafóricamente, no sabremos qué camino tomar para llegar a donde queremos. No es lo mismo llegar a Nueva York desde Miami que llegar desde Boston, por ejemplo. Determinar la situación en la que nos encontramos y saber identificar los recursos y las herramientas con las que contamos para empezar a trabajar en nuestros objetivos, sin duda, te preparará mejor para el recorrido. Navegar a la deriva no te llevará a ningún lado. Pero sí sabes en dónde estás y con qué cuentas, sabrás qué te hace falta y qué vía tomar para dirigirte hacia tu destino. Como he dicho anteriormente, las metas son sueños objetivos, delimitados, concretos y con fecha. Al tiempo en que nos planteamos nuestro punto de partida y llegada, debemos establecer también un tiempo límite para alcanzar cada uno de nuestros objetivos. Si no lo hacemos, no lograremos concretar lo que nos proponemos. Si pensamos que tenemos todo el tiempo del mundo para cumplir con nuestras metas, nos tomará todo el tiempo del mundo lograrlo. Y la verdad es que no tenemos todo el tiempo del mundo, la vida es mucho más corta que eso y el tiempo no deja de correr. Además, establecer un tiempo límite nos permitirá medir, junto a otros aspectos, el rango de éxito o fracaso de nuestras estrategias y planes. De este modo, seremos capaces de ajustar nuestros planes siempre que sea necesario para lograr lo que nos proponemos. Todo emprendedor que quiera tener éxito debe desarrollar sus habilidades para diseñar sus metas y realizar planes efectivos para alcanzarlas.Cómo trazar metas realistas y disfrutar el procesoLa organización y la planificación son los elementos claves del éxito, es el punto de partida para lograr lo que deseas.Cuando estamos emprendiendo, establecer metas demasiado altas probablemente solo nos conducirán a una decepción. Es importante que nuestros objetivos sean realizables y se ajusten a nuestras posibilidades. Esto no quiere decir que debamos conformarnos. Lo ideal es que a medida que vayamos progresando y logrando aquello que nos propongamos, vayamos también ampliando nuestros objetivos y propósitos.Si apuntamos demasiado alto y no tenemos los medios para lograr alcanzar la meta, entonces las decepciones serán mayores y es posible que pronto perdamos la motivación para seguir adelante. En cambio, cuando nuestros objetivos son realistas, la satisfacción de lograr lo que nos proponemos constantemente nos servirá de aliento para continuar y seguir planteándonos nuevos retos, cada vez más grandes y ambiciosos. De lo que se trata, entonces, es de dar pequeños pasos y seguir siempre adelante.Recuerda que todos los extremos son malos. Tanto establecer metas demasiado grandes, como establecerlas demasiado fáciles. Nuestros objetivos deben representar retos superables, y para ello es necesario crear un balance entre lo que queremos lograr y lo que podemos lograr. Un factor crucial para poder establecer objetivos realizables y realistas es tomar en cuenta el factor tiempo. Debemos ser muy conscientes de que el éxito requiere de tiempo, paciencia y perseverancia porque muchas veces el fruto de nuestro arduo trabajo no lo vemos de inmediato sino a medida que pasa el tiempo.Me queda poco tiempo de vida, ¿quiere decir que no puedo buscar mis metas? El tiempo pasa y quiza?s sientes que no has alcanzado tus metas porque has llegado a cierta edad y a estas alturas esperabas encontrarte en un escenario muy diferente al que vives actualmente.Para el di?a de hoy quizás imaginabas tener un buen empleo, una casa propia, un negocio exitoso, estar casada(o) o con hijos, haber viajado, etc., pero ves pasar los di?as y sientes que cada vez estás más lejos de esos objetivos, y cuando te das cuenta ya es tu pro?ximo cumplean?os. O bien, ves como tus amigos o conocidos ya alcanzaron gran parte de sus suen?os y tu? aun no realizas ni una pequen?a parte de ellos.Pero no te desanimes, la edad no siempre es un impedimento. ¿Cua?ntas personas logran ser exitosas o alcanzar sus suen?os en 2, 5 o hasta 10 an?os despue?s de ese “plazo” que ellos mismos se dieron? Uno propone y la vida dispone. Hay miles de personas, de tu misma edad, más grandes y más pequeñas, que en este minuto tampoco tienen idea de lo que quieren hacer con su vida. No estás solo, por eso no te rindas, porque aunque llegues en u?ltimo lugar en una carrera, siempre le llevarás la delantera a quienes no se atrevieron a correrla.La mejor edad es la que tienes ahora, no te aflijas si sientes que todo esta? en tu contra o no esta? saliendo como son?abas. Cambia de estrategia porque puede que esa sea la razo?n por la que este?n tardando en llegar esas recompensas.

Post Author: admin

x

Hi!
I'm Sonya!

Would you like to get a custom essay? How about receiving a customized one?

Check it out